martes, 30 de junio de 2009

La felicidad¿?

Con frecuencia la felicidad es algo pasajero, la perseguimos a toda costa pero nos rehuye. Nos obsesionamos con agarrarla fuertemente y no soltarla jamás. Pero la vida es un cúmulo de sensaciones ; ¿Por qué limitarnos?. De eso trata este cómic.

4 comentarios:

el Tomi dijo...

¿Y esto?...pero...¿donde estabas escondido Montejo?...¡Esto es una hermosura!. ¡Aquí se aprecia claramente todo lo que tenés para dar con ese pulso!...¡Éstoy encantado!.

el Tomi dijo...

Me gustaría saber con que material lo hiciste. El tratamiento es magnífico. El dibujo es una pasada. La línea tremendamente expresiva.

El Fan Nº 1 dijo...

Bueno , aunque me tomes el pelo , te agradezco tu apoyo.
La verdad es que no estoy muy satisfecho con el resultado,yo suelo hacer muchas caras de personajes .Hace unos años me pasaba el día ,llenando cuadernos con caras y mas caras.Siempre he sido un zote para hacer los cuerpos o en concreto , las manos de los personajes y los fondos.La verdad es que siempre empiezo sin un guion previo. Generalmente retomo caras que he hecho y me han gustado y las dibujo a lápiz sin determinar el plano del encuadre , les añado un cuerpo,unos globos de texto y ya empiezo a pensar que dicen en esta primera viñeta , esto determina el resto, según el espacio que me quede por llenar o como decida que va a seguir la historia o su extensión en páginas y luego que ya está todo dibujado lo paso todo a tinta en el mismo papel , como no me fío de mi soltura con el pincel , suelo usar cualquier tipo de rotulador y un corrector blanco en rotulador en este caso. A veces la impaciencia hace que pase a tinta la primera viñeta o los encuadres; vamos el o los cuadrados de fuera y la verdad es que entonces me gusta mas.Luego que pasa el tiempo , comienzo a ver fallos aquí y allá,Pero ya no importa. Aunque siempre me gustaría rehacerlos de nuevo.A veces incluyo viñetas de una historia en otra y a veces las rehago totalmente.No es el caso . Esta y sus circunstancias son producto de las prisas.

el Tomi dijo...

No te tomo el pelo para nada, Número Uno, me pareció un trabajo hermosísimo. Te lo prometo (como dicen aquí), o te lo juro (como decimos allá.